Universo a distancia

Existe un universo polisemántico. En él reside la katártica Galaxia kiaresca. Este universo se contrae y se expande intermitentemente. Desde tan enigmático punto se pueden apreciar violentas nebulosas y excéntricos anillos que juegan a cuestionar las leyes del universo. Incautos exploradores magentas han llevado peripécicas excursiones, sin reportar cambios de tristésica alegría, de fracasoledad. Los únicos moradores son cansadas líneas, enredaderas de colores rojos y quemados que se exaltan y multiplican al más mínimo indicio de movimiento –francamente sincronizado- de los focos invisibles. Si se tiene a la mano un telescopio virtual, es preciso avistar según recomienden los enterradores, su impredecible movimiento.



39 muertes para el desesperado (Fragmento... Muerte seis)


La muerte del solitario es acaso más triste que cualquier muerte.
El que muere sólo en realidad muere a capricho de sus fantasmas
Atrapado en lúcidos sueños que no comprende
Que nadie comprende

Aquel muere y no quiere morir
Desea algo más nostálgico
Más inservible

El nadie que murió ayer, por ejemplo
dejó un vaso sobre la mesa
Vació, sediento de tanto esperar
Alguien que no dudara a verter líquidos besos

La muerte es sin embargo
El remedio exclusivo
Único de los atrapados

La muerte del solitario es acaso más noble que cualquier muerte.
El que muere en soledad muere abrazando su almohada
Recordando con odio versos de Neruda
Agradeciendo a la muerte
Que no halla dudado en verter el beso último en su vaso.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Si la kiara proyecta un universo en donde los poétas malditos juegan al potro y a la tormenta sangrienta de la levedad inflexiva a la que Nieztche perdura en una noche lúdica. Entoces que comience la función en el teatro de los vampiros, que las butacas rojas como el licor de tu espesa sangre agiten mi deseo en una honda herida, de mi ya perdida virtud, si la "kiaresis" eleva al espíritu al nivel máximo de la voluptuosisdad, quiero ser devorado por tu profana boca úfana, desgarramé en tu opalina piel al sonido de un tambor tribal de aquitania, en donde los lejanos mares desiertos en post de la conciencia bautizen nuestros cercanos puertos en himno de la locura, si el estado "kiarético" me anatemiza, bendito soy en el reino de los parías escolásticos, en donde la mayeútica socrática clama al encuntro de tu estruendosa voz castigadora. Si "kiaraland" desmiente a la utopía de Moro, encontrar el oro maldito de tus entrañas me conduce hacia la nigromancía. Si el tiempo se dobla en un puente deconstructivo, que acepta la negación del mismo tiempo, entonces la constante "kiara" rompe mi eterno retorno en esferas renacentistas que anhelaban la apotéosis de Lilith.
Si la locura me alcanza en la hora oscura de mis pasiones, si el inclemente verdugo se decapita a si mismo en un acto estoico, si la blasfemia no arrebasa al cielo espurio, si el eco se ahoga en la esquína lúdica de un hotel de paso, si "kiara" no porfía la voz enferma del poéta, entoces la invensión claúdica con las lagrimas de un orfeo desmembrado y silente, el sino del sonido se contiene en la oquedad de las palabras!

Miseria ® dijo...

uff!!! me encantaaaa!!! :) eres una diosa!!