Universo a distancia

Existe un universo polisemántico. En él reside la katártica Galaxia kiaresca. Este universo se contrae y se expande intermitentemente. Desde tan enigmático punto se pueden apreciar violentas nebulosas y excéntricos anillos que juegan a cuestionar las leyes del universo. Incautos exploradores magentas han llevado peripécicas excursiones, sin reportar cambios de tristésica alegría, de fracasoledad. Los únicos moradores son cansadas líneas, enredaderas de colores rojos y quemados que se exaltan y multiplican al más mínimo indicio de movimiento –francamente sincronizado- de los focos invisibles. Si se tiene a la mano un telescopio virtual, es preciso avistar según recomienden los enterradores, su impredecible movimiento.



Exigencias...



Dame el lado oscuro de tus versos.

Descifra mi anagrama.
Encuentra en este ombligo
mi piedra Rosetta.

Regálate mi hecatombe,
arrastrate hacia mi delirio.

Dame la tímida lucidez
de tu sueño profundo.

Regálame el parnaso de tu boca
y da la muerte con palabras
a mi absurda fantasía.